La verdad del sida: una enfermedad ficticia. La historia de Andy

No quiero dedicar este artículo a detallar toda la evidencia de que el SIDA es una enfermedad que fue creada para reducir la población mundial y para mermar la creatividad  humana metiendo miedo en su actividad más sagrada: el sexo. Una estrategia sumamente efectiva desarrollada por la élite mundial para mantenernos en su sistema de esclavitud. Así que les dejo la tarea de investigar bien acerca del sida, y descubrir como es toda una farsa, muy bien elaborada.

La razón de escribir esto, a diferencia de otros blogs donde, para atraer más visitas, se republican, reescriben, reeditan y directamente plagian artículos y noticias, es que yo tuve una experiencia, una historia, que me llevó a descubrir la verdad detrás del sida. Es una experiencia personal que me permite escribir acerca de ello. Esta es la historia que voy a compartir con ustedes.


Andy fue engañado con sida
 Joven parecido a Andy
Comienza con un joven de 16 años nacido en Estados Unidos llamado Andy. Andy llegó a una comunidad en la que yo vivía, buscando ayuda, pues había vivido una experiencia terrible: había matado a sus dos padres. Algo que sucede con bastante frecuencia en Estados Unidos dada su gravedad, y que no es culpa del hijo, es culpa de los padres y del sistema. ¿Que habrá vivido el pobre Andy para llegar a la conclusión, a sus escasos 16 años, de tener que asesinar a sus dos padres? Nunca le pregunté.

El chico se encontraba sumamente arrepentido, trastornado y había llegado pidiendo ayuda. La comunidad escuchó su historia, decidió brindarle la oportunidad de hospedarlo y ayudarle a sanar. Estuvo varios años, sanando algo que para la mayoría es imposible si quiera imaginar lo que se siente y lo que causa. 

En su proceso de sanación, Andy manifestó muchas enfermedades, sin causas aparentes. Un momento estaba enfermo de una cosa, se curaba, otro momento se enfermaba de otra cosa y se curaba. Llegó a estar incluso paralítico durante unos meses. Todas estas enfermedades eran reflejo del proceso de sanación que estaba pasando, relacionado a su niñez y la terrible tragedia en la que se vio envuelto.

Pero Andy sanaba, no solo salia de las enfermedades que súbitamente se le manifestaban, si no que en general mejoraba su estado anímico y espiritual. El apoyo que le brindaba la comunidad era insuperable, y su mas grande medicina era esa: el apoyo incondicional, carente de juicios. También lo era la alimentación: una dieta en su mayoría orgánica, sin productos empaquetados o industrializados.

Con el tiempo, Andy comenzó a sentirse mejor, comenzó a trabajar y ganar dinero y sintió el deseo de consumir productos empaquetados, comida chatarra, papas saborizadas, dulces y demás. La gran madre de la comunidad le hizo la observación: Andy, deja de comer esas cosas, te vas a enfermar. Andy no hizo caso, abandonó su dieta sanadora y regresó a una bombardeada por químicos y demás sustancias carentes de amor.

Al poco tiempo, Andy manifestaba graves afecciones físicas nuevamente. Esta vez, en lugar de cuidarse y ayudarse con plantas medicinales, como lo había estado haciendo, decidió visitar el médico. El médico le hizo un examen de sangre, entre otros tantos, y cuando obtuvo el resultado, Andy tenía VIH positivo.

--¿Como puede ser, si soy virgen?--  me comentaba Andy. No había explicación lógica, al menos dentro de la lógica del sistema médico.

--¿No te inyectaste alguna vez una droga?-- le pregunté, ya que Andy tenía cierta experiencia con las drogas.

--No-- me contestó. --Tampoco mis padres tenían SIDA, no hay manera que me pueda haber contagiado-- Agregó.

La mentira del VIH/SIDAFrente a este tremendo monstruo, la comunidad no pudo reaccionar debidamente. Realmente no sabían, no estaban convencidos de que esta enfermedad existiera o no, o al menos se contagiara y funcionara como se plantea en el sistema médico. No pudieron hacer más que esperar, y recomendarle a Andy que procurara mantenerse sano, comiendo bien.

Durante un tiempo Andy hizo caso. Corrigió su dieta y comenzó a sentirse muy bien. Por curiosidad, decidió visitar otro médico, a que le hiciera la prueba del VIH. Para la sorpresa de todos, los resultados salieron NEGATIVOS

Para mí, esto ya era suficiente evidencia de que el SIDA y VIH no son lo que el sistema médico plantea. Primeramente, no es "adquirido" necesariamente por relaciones sexuales, ya que Andy nunca las tuvo. En segunda, no es "definitivo e incurable"  como demostraron sus últimos resultados. Sin ser demasiado técnico, puedo afirmar que el VIH, en esta etapa o en este caso, no es mas que una cuenta baja de nosequesitos... lo que quiere decir que no es un virus, es simplemente un estado de debilidad inmunológica que puede ser provocado por infinidad de razones.

Pero la historia se vuelve más interesante con lo que sigue, al menos para nosotros, no para Andy. Sus resultados negativos le dieron nuevamente ánimo y confianza. Esta vez decidió dejar la comunidad e irse a vivir a una ciudad cercana. Ahí le fue difícil mantener una dieta sana, la próxima vez que lo vi me comentó que había vuelto a ir con el médico, que le habían detectado VIH positivo nuevamente, y que el médico se había hecho su amigo y le había prometido conseguirle las medicinas para el VIH casi gratis, lo que lo tenía muy contento.

Estaba de visita en la comunidad, y sería la primera vez que tomaría las "medicinas". Yo traté de advertirle, sin entender cómo después de haber tenido la experiencia de resultados distintos, no fue capaz de darse cuenta de que el VIH no es lo que el sistema médico plantea.

Pero el sistema médico es demasiado fuerte y convincente, que tantos miles de millones de personas crean y se sometan a el hace muy difícil  pensar que todo es una farsa, evitar creer en el requiere de una gran valentía, una gran independencia de pensamiento y una fuerza que Andy simplemente no tenía.

La mañana siguiente Andy quiso compartir conmigo su experiencia. Ninguno de los dos pensábamos que habría algo que contar de la misma, pero sí lo había.

--"Anoche me tomé la pastilla. La caja dice "puede producir alucinaciones" wow, lo puedes creer-- El tema de tomar alucinógenos era algo atrayente para Andy.

--"me la tomé y tuve un viaje, vi como descendía a un mundo subterráneo, donde había otras personas como yo, yo entraba y me decían "bienvenido".

Mi visión y sentimiento inmediato fue muy intenso y desconcertante, descubrir que los creadores de medicinas (y enfermedades) serían capaces de programar un psicodélico para hacer creer a la persona que ingresaba a un mundo donde estaban todos los demás enfermos, me parecía muy fuerte, pero lo vi muy claro, lo entendí muy bien.

No había mucho que le pudiera decir a Andy. El estaba ya tomado, una experiencia así hace mucho más difícil el sacar a una persona de la creencia de que está enferma de sida. Gracias a esta droga, eso queda programado en el subconsciente del supuesto enfermo --para eso es-- traté de decirle a Andy, pero no me pudo entender.

Libro la macroestafa del sidaHace varios años que no se nada de él. Supe que vivió en distintos lugares. Su experiencia es para mí una evidencia personal, como si fuera una experiencia propia, de qué es lo que hay detrás del sida. Gracias a eso puedo vivir mi vida tranquilo de que el sida como lo plantean no existe. Pude confirmar mi convicción una vez que consulté una enciclopedia médica escrita por médicos inteligentes que habían decidido salirse del sistema médico, investigar por su cuenta y recopilar este compendio de enfermedades y remedios. Cuando hojee la parte acerca del SIDA, decía que era una enfermedad que se daba solamente en círculos sociales donde existe mucha depresión y que no lo consideraban una enfermedad. No recuerdo mucho mas de lo que decía ese libro, y es uno de los libros que más quisiera tener, no recuerdo si quiera su nombre.

Tener relaciones con una persona sumamente deprimida y enfermiza puede llegar a contagiarnos con su energía. Pero es falso que sea un virus y que sea incurable. Las explicaciones y evidencias de eso abundan.


Los perjuicios reales del SIDA

El gigantesco mal social y humano que esta enfermedad provoca es impalpable. Cuantos casos habrá como Andy, personas que solamente están pasando por un periodo de depresión que se manifiesta como inmunodeficiencia, y el sistema médico se aprovecha de eso para atraparlos en una enfermedad ficticia terminal, sacandoles todo su dinero, sacándole dinero a ONG's donantes, movimientos enteros "en beneficio a enfermos de sida" y "para concienciar acerca del sida".

Pero el daño es aún más extenso. La iglesia fue uno de los mecanismos más eficaces para adormecer la creatividad y percepción humana reprimiendo su sexualidad y haciendo de ella algo perverso y prohibido. hoy en día la iglesia ha perdido creyentes, pero sus efectos perduran. Pero eso no es suficiente, hoy en día el SIDA es el nuevo demonio elaborado por el mismo creador para hacernos literalmente temer por nuestras vidas a la hora de tener sexo. Según este demonio, la única manera de evitarlo es poner una capa aislante, un látex, un artificio, un plástico, un aislante, una barrera en la parte más intima y sagrada del ser humano. El deterioro en las relaciones es evidente, y será un tema del siguiente artículo: Los peligros del condón.

1 comentario :

  1. Hay que ser subnormal para poner en evidencia una enfermedad que ha matado a tanta gente... , claro , dices que Freddie Mercury murió de risa no? , me das asco , deja de intentar volver loca a la gente con tus historias de Amish de mierda , "Andy" nunca existió ,y , en el improbable caso de que así fuera, en tu impoluta y sanisima (ademas de imaginaria)comunidad , no debería haber ordenadores , bueno , un saludo y me cago en tu puta madre sectario de mierda. Me da pereza seguir leyendo esta mierda , con lo de "Andy" ya tengo suficiente , hala , que te follen haber si pillas tu el VIH y vemos si es real o no.

    ResponderEliminar

Hola Hermana, Hermano, tus comentarios son bienvenidos